Alma


Cultura general
 
ÍndiceCalendarioFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse

Publicar nuevo tema   Responder al temaComparte | 
 

 GÉRMENES ORIGINALES de la gran Naturaleza

Ir abajo 
AutorMensaje
Admin
Admin
Admin
avatar

Mensajes : 157
Fecha de inscripción : 01/12/2015

MensajeTema: GÉRMENES ORIGINALES de la gran Naturaleza   Miér Dic 16, 2015 6:24 pm




Los GÉRMENES ORIGINALES de la gran Naturaleza, hombres o bestias, se desarrollan siempre en el Espacio Psicológico y dentro de las Dimensiones Superiores, antes de cristalizar en forma física. No hay duda de que son similares en sus construcciones; de manera que no podrían jamás servir de basamento, o de fundamento para asentar una teoría, o simplemente para lanzar un concepto básico. Se diferencian los gérmenes a medida que cristalizan y lentamente; eso es apenas normal.




El ORIGEN DEL HOMBRE es algo más profundo. Se desenvolvió desde el Caos, en las Dimensiones Superiores de la Naturaleza, hasta cristalizar en forma sensible en los antiguos tiempos.

Incuestionablemente, en futuros capítulos iremos avanzando más y más en toda esta cuestión. Quiero decirles, con entera sinceridad, que el origen de la humanidad quedará al descubierto en estas conferencias. ¿Qué causas primarias y secundarias dieron origen a la humana especie? ¿Conocen acaso esto los antropólogos materialistas? Si todos los científicos, secuaces de Haeckel, saben muy bien que "todo el pasado geológico y la Filogenia materialista jamás llegarán a ser ciencia exacta"; así lo han afirmado, así lo han dicho, ¿entonces qué?

Estamos en una época de grandes inquietudes, y el misterio del origen del hombre debe ser aclarado. El terreno de las hipótesis es deleznable, es como un paredón sin cimientos: basta darle un ligero empujón para convertirle en menudo sedimento.

Lo más grave de la Antropología Materialista es negar los principios inteligentes de la maquinaria universal. Obviamente, tal actitud deja a la maquinaria sin bases, sin fundamentos. No es posible que la máquina ande o sea construida al azar. Los principios inteligentes de la Naturaleza están activos, y en todo proceso selectivo se manifiestan ellos sabiamente.

Absurdo resulta también embotellarnos en el Dogma de la Mecánica Evolutiva. Si en la Naturaleza existen los principios constructivos, incuestionablemente existen también los destructivos. Si hay Evolución en las especies vivientes, existe también la Involución.

Hay Evolución, por ejemplo, en el germen que muere para que el tallo nazca, en la planta que crece, que hecha hojas y que al fin da frutos. Hay Involución en la planta que se marchita y que fenece, y que por último, se convierte en un montón de leños.

Hay Evolución en la criatura que se gesta dentro del vientre materno, en el niño que juega, en el joven. Hay Involución en el anciano que decrece y que al fin muere. Evolucionan los mundos cuando surgen del Caos a la vida; después involucionan, cuando al fin se convierten en nuevas lunas.

Así es que, si consideramos la antropología exclusivamente a través de la mecánica evolutiva, estamos hablando en forma parcial y caemos en el error. Mas si estudiamos la antropología también a la luz de la involución, entonces marchamos equilibradamente, porque EVOLUCIÓN e INVOLUCIÓN constituyen el eje mecánico de toda la Naturaleza.

Así que, considerar que la Evolución es la única base de todo este gran mecanismo natural, resulta absurdo en forma total. Tenemos que considerar la Vida y la Muerte, los tiempos de desarrollo y los tiempos de caducidad; sólo así marcharemos correctamente, dentro de la Dialéctica Gnóstica, en su forma integral.

En modo alguno estamos dispuestos nosotros a quedar embotellados en el Dogma Materialista Evolutivo. Tenemos que estudiar también los Procesos Involutivos de la Antropología, o marchamos por el camino del error...

¿Cuáles son los "tipos originales" de esta raza humana? ¿Quién los conoce? Nosotros tenemos métodos, sistemas científicos, por medio de los cuales podemos ver, oír, tocar y palpar esos tipos originales.

Sabemos muy bien que antes de que el "animal intelectual" apareciera sobre la faz de la Tierra, en la ATLÁNTIDA de Platón (que no es una simple fantasía como pretenden los fanáticos ignorantes de la famosa Pangea materialista), apareció, en realidad de verdad, el Hombre.
En la LEMURIA existió el Hombre, lo mismo que en la época HIPERBOREA y POLAR; mas éstos son puntos que solamente iremos desarrollando en futuras conferencias, para mayor claridad de todos aquéllos que escuchen y lean.
La Atlántida realmente existió, fue un continente ubicado en el océano Atlántico. Restos de la Atlántida tenemos nosotros en el archipiélago de las Antillas, etc; las Canarias también son vestigios de lo que fue la Atlántida, y aún, la misma España, no es más que un pedazo de la antigua Atlántida.




Si nosotros hablamos del Mioceno es porque podemos verlo, y sabemos que es asequible a aquél que sea capaz de desarrollar las Facultades Trascendentales del Ser, latentes en el cerebro humano.


Fuente:http://www.samael.org/idiomas/espanol/paginas/2_compendio_doctrinario/1-samael_antropologia/1_catedra_antropologia_1.htm
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://alma.foro.pro
Admin
Admin
Admin
avatar

Mensajes : 157
Fecha de inscripción : 01/12/2015

MensajeTema: Re: GÉRMENES ORIGINALES de la gran Naturaleza   Miér Dic 16, 2015 11:10 pm

Mucho se ha hablado contra la existencia del padre de Manú, el DHYAN-CHOHAN, pero son en realidad millones las personas en el mundo oriental y hasta en el occidental, que aceptan al Dhyan-Chohan.



Además, es más lógica tal creencia, que aquel hombre mono que Haeckel quisiera que existiese, pero que, en realidad de verdad, no pasó de ser más que una simple fantasía de su autor.
El cerebro de un gorila, en volumen, no alcanza a ser ni siquiera la tercera parte del cerebro de cualquier salvaje de Australia (que bien sabemos, entre paréntesis, que son las criaturas más primitivas de nuestro globo terráqueo). Faltaría un eslabón que conectara al gorila más adelantado con el salvaje más atrasado de Australia.
¿Dónde está ese eslabón? ¿Qué se hizo? ¿Existe acaso?

Indubitablemente, en el CONTINENTE LEMUR, durante la ERA MESOZOICA, surgieron los PRIMEROS SIMIOS.
¿Mas cuál sería su origen?
La Gnosis afirma, en forma enfática, que determinados grupos Lemúricos humanos se mezclaron con algunas bestias subhumanas para originar las especies de los simios.
Claro, Haeckel en modo alguno se opuso jamás al concepto de que los simios habían tenido su nacimiento en Lemuria; aceptó siempre la realidad de ese continente.
Pero reflexionemos un poco... ¿En dónde estaba ubicada la Lemuria? En el océano Pacifico, eso es obvio. Cubría una extensa zona de ese mar. A través de 10 mil años de terremotos se fue sumergiendo, poco a poco, entre las embravecidas olas del océano. Mas quedaron restos de Lemuria en la Oceanía, Australia, la Isla de Pascua, etc. La Lemuria tuvo realidad, ocupó su lugar en un tiempo muy antiguo...

Esto podrá molestar, hoy en día, a aquellos antropólogos materialistas partidarios de la Pangea. Se han embotellado tanto esos señores en su dogmatismo sobre la Pangea, que ni remotamente aceptarían la posibilidad de la Lemuria.

Que los simios hayan nacido durante la Era Mesozoica, en la época mismísima del MIOCENO, tercera parte del EOCENO, no tiene absolutamente nada raro. Pero ahí no terminan nuestras afirmaciones. Otras especies de monos también tuvieron su origen en la ATLÁNTIDA de Platón, que no pasa de ser más que un simple mito para los señores materialistas fanáticos de la Pangea. Sin embargo, la Atlántida existió, aunque ellos la nieguen. Y ya ha sido descubierta, aunque ellos se opongan.
Cualquiera que haya estudiado el suelo marino, sabe muy bien que entre la América y la Europa existe, aún hoy en día, una gran plataforma. Hace poco, precisamente algunos científicos que descubrieran la Atlántida, se propusieron explorarla desde España. Sin embargo, era la época del régimen de Franco y no les fue posible. La Atlántida no es pues lo que se cree: una leyenda fantástica. Tuvo realidad.


El mapa del mundo en otro tiempo fue completamente diferente, distinto. Todo va cambiando. Aún la mismísima Pangea de los materialistas antropólogos tiene que haber sufrido tremendos cambios, pues bien sabemos nosotros que los CONTINENTES son FLOTANTES. Ya Don Mario Roso de Luna lo ha explicado claramente, y esto no debe sorprender a nadie.


Hay quiénes creen que ciertos tipos de monos superiores, o de "changos" (diríamos nosotros), como el gorila, orangután, chimpancé vienen de Lemuria. También hay quiénes afirman, claramente, que las clases inferiores como el catirrino (catarrino), el platirrino, etc., vienen propiamente de la Atlántida. En esto no pondremos objeciones, pero sí tenemos que reflexionar, y profundamente...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://alma.foro.pro
Admin
Admin
Admin
avatar

Mensajes : 157
Fecha de inscripción : 01/12/2015

MensajeTema: Re: GÉRMENES ORIGINALES de la gran Naturaleza   Miér Dic 16, 2015 11:32 pm


Por ahora se están haciendo ciertos comentarios muy simpáticos, la Ciencia Materialista inventa todos los días nuevas hipótesis. Han establecido una cadena muy curiosa, ridícula por excelencia, con relación a nuestros posibles antepasados.
Como rey de esa cadena aparece el TIBURÓN, del cual descienden, según dicen los antropólogos materialistas, los LAGARTOS. Ridícula teoría, ¿verdad? Sólo concebible por "mentes de lagarto", realmente.

Y prosiguen después con el famoso OPOSSUM, criatura similar al cocodrilo pero un poquito más evolucionada, según enfatizan. Y de allí pasan (siguiendo el curso de la gran cadena de maravillas), a cierto animalillo al que se le ha dado por estos tiempos muchísima importancia, me refiero, en forma enfática, al "LEMÚRIDO" o "lemur", según le llaman. Le atribuyen una placenta discoidal, cuestión que es rechazada por los mismísimos zoólogos. Contradicciones tremendas encontramos en estos recovecos de la Ciencia de la Antropología Materialista.

Prosigue la cuestión, diciéndose que de ese animalillo (que pudo haber existido hace unos 150 millones de años), desciende a su vez el mono, y por último, el gorila. En esa cadena el gorila es nuestro inmediato antecesor, ¡el antecesor del hombre!...

Algunos antropólogos (como decía en mi pasada conferencia), no dejan de meter en estas cuestiones al pobre RATÓN, y hasta quieren incluirlo también dentro de esta cadena. ¿Cómo? ¿De qué manera? Ya no serían siete los componentes, serían ocho. ¡Allá ellos y sus teorías!

Afirman con un tono de sapiencia extraordinaria que "el hombre era chiquitito, microscópico, es decir, tan pequeñito que hoy en día nos asombraríamos al verlo".

¿Se basan en qué? Que el ratón es chiquito, pequeñito; que como nosotros también, según ellos, somos hijos del ratón (no sé en qué parte lo incluyan, posiblemente antes del lemúrido o después del lemúrido); fuimos creciendo hasta llegar a la estatura de altísima civilización y perfección extraordinaria que hoy tenemos...

¡Válgame Dios y Santa María! Hoy en día el ratón pasa a ocupar los primeros puestos en las conferencias públicas. Y si así continúan las cosas, dentro de algún tiempo el Gobierno tendrá que prohibir la matanza de ratones, puesto que son, según ellos, nada menos que nuestros antepasados.

Pero, ¿dónde están los eslabones? ¿Cómo es posible que del tiburón, así porque sí, aparezca de la noche a la mañana o a través de unos cuantos siglos, el lagarto?

Han pasado millones de años y los tiburones siguen tranquilos. Y nunca se ha visto que de una especie de tiburones, sea en el Atlántico o sea en el Pacifico, nazcan nuevos lagartos. Empezando porque los lagartos, por lo menos los que yo he conocido (si no están demasiado civilizados todavía y andan por ahí, por las calles, inventando teorías), en realidad de verdad no se encuentran en el mar, sino en los ríos y en los lagos.

¿Conocen ustedes acaso, alguna vez, alguna especie de lagartos o cocodrilos surgiendo de las embravecidas olas del océano? Bien sabe todo el mundo que los lagartos son de agua dulce. Los hemos visto en los grandes ríos, y eso me consta. He visitado también los océanos y nunca he visto, o jamás he escuchado que pescador alguno haya pescado en pleno océano un lagarto. Pescaran tiburones, pero lagartos, ¿cuándo? Estamos hablando sobre hechos concretos, claros y definitivos.

Y ¿dónde estaría el eslabón o los eslabones que conectaran al lagarto con el opossum? Y ¿dónde estarían los eslabones que conectaran al opossum con ese animalillo lemúrico, que desprovisto de placenta es señalado por Haeckel como criatura con placenta discoidal?

Prosiguiendo, ¿dónde estarían los eslabones que conectaran a tal criatura con el mono? Y por último, ¿dónde estarían los eslabones del mono con el gorila? Y ¿dónde estarían los eslabones del gorila con el hombre? ¿Cuáles son? Estamos viendo, pues, hechos concretos, faltan los eslabones. Hablar así porque sí, resulta demasiado absurdo.

Se ha hablado demasiado sobre el MONERÓN, átomo del abismo acuoso, la primera pizca de sal en un océano silúrico lleno de lodo en el fondo y donde todavía no ha sido depositada la primera capa de rocas. Pero, ¿cuál es el origen del Monerón? ¿Podría acaso concebirse que algo tan extraordinario como el primer punto atómico del PROTOPLASMA tan debidamente organizado y con construcción tan compleja, hubiera resultado del azar, del acaso?
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://alma.foro.pro
Admin
Admin
Admin
avatar

Mensajes : 157
Fecha de inscripción : 01/12/2015

MensajeTema: Re: GÉRMENES ORIGINALES de la gran Naturaleza   Miér Dic 16, 2015 11:59 pm

Citaremos como ejemplo, ciertos extraños simios lemures, que podrían servir, naturalmente, de mofa para los materialistas superficiales de esta época (pero en verdad que uno puede afirmar con valor lo que es real), me refiero a alguna especie que existió, que tan pronto se movía sobre manos y pies (como cualquier simio), como se erguía sobre sus dos pies; rostros azules y también rojos (producto del cruce de ciertos seres humanos con bestias subhumanas del Mioceno, especialmente de la Época Mesozoica); que hablaban, así lo dicen las viejas leyendas...

Así, encontramos bases en papiros y en muchos monumentos antiguos. Así, pues, fueron múltiples las formas simiescas que surgieran en el viejo Continente Mu.

Mas, ¿cómo surgiría el hombre? ¿De qué manera? Hasta ahora éste ha sido un verdadero rompecabezas para los materialistas de Darwin y de Haeckel, y aún para los materialistas antropólogos contemporáneos.

¿Dónde podríamos nosotros hallar el origen del hombre? Incuestionablemente, en el hombre mismo, ¿en qué otro lugar?

Concretémonos ahora a AUSTRALIA. ¿Qué es lo que dicen los antropólogos materialistas? Que "las tribus australianas actuales tienen como ascendientes a los monos".

Claro, no pueden probarlo, pero lo afirman, lo creen, no lo han visto pero lo creen, aunque dicen que "no pueden creer jamás cosa que no han visto". Vean ustedes cuán paradójicos resultan los antropólogos del materialismo.
En realidad de verdad, son las tribus más primitivas que existen actualmente en el mundo; las de Australia, repito.

¿Cuál sería el origen de tales tribus? Habría que saber cuál es el origen de Australia.
Australia en verdad es un pedazo de la Lemuria, ubicado en el Pacifico, una tierra vieja, viejísima. Allí se podría conseguir mucha vida si se sembrara bastante, todo artificialmente, pues ya se encuentra en estado de caducidad.

Los antepasados de esas tribus, ¿dónde estarán? Hablemos de sus cuerpos físicos. Obviamente, hallaremos tales restos óseos en el fondo mismo del Pacifico; restos de bestias, porque en verdad son las tribus australianas mezcla de ciertos hombres con ciertas bestias; pasaron por muchas transformaciones y actualmente existen.

Habría que observar a tales tribus para darse uno cuenta evidente de que se trata de mezclas de habitantes de antigua Lemuria con ciertas bestias de la Naturaleza.

Por ejemplo, hay lugares en Australia donde es tan abundante el pelo en el cuerpo de las personas, que parece más bien piel de bestias. Eso da naturalmente una aparente base como para que los señores materialistas digan: "Sí, he ahí... Son hijos de los antropoides... ¡Nuestra teoría demostrada!"

Si queremos nosotros, en verdad, buscar el origen del hombre, tenemos que conocer a fondo la ONTOGENIA. No sería posible conocer la FILOGENIA excluyendo a la Ontogenia.

Obsérvense los procesos de recapitulación del ser humano entre el vientre materno. La Naturaleza hace siempre recapitulaciones.
Obsérvese una semilla, un germen de árbol. Allí hay un árbol en estado potencial completo, sólo falta que se desarrolle, y para que se desarrolle se necesita tierra, se necesita agua, y aire, y Sol.

La Naturaleza recapitula todos los procesos del árbol que sirvió de padre, dijéramos, para el germen que se ha de desarrollar. O en otros términos diríamos: la Naturaleza recapitula en ese germen que ha de desenvolverse, los procesos por los cuales pasó toda la familia de ese árbol, toda esa especie de árboles; y va desenvolviéndose lentamente, va creciendo lo mismo que crecieron los otros árboles, o el árbol del cual se desprendió tal germen.

Hay siempre un proceso de recapitulación, hoja tras hoja, hasta que el árbol, por ultimo, da fruto y semilla también, para que los otros árboles que nazcan, hagan siempre las mismas recapitulaciones.

Observemos como recapitula la Naturaleza en el Cosmos todas sus maravillas: cada año vuelve la Primavera, el Verano, el Otoño, el Invierno; es una recapitulación perfecta.

Así también, repito, en el vientre materno hay recapitulación correcta de toda la especie humana. Allí están, en el vientre materno, todas las fases por las cuales pasó el ser humano desde sus más antiguos orígenes.

En primer lugar, nadie podría negar que en el vientre, el feto pasa por los CUATRO REINOS DE LA NATURALEZA: primero es piedra, segundo planta, tercero animal, cuarto hombre.

Como piedra, o como germen, o corpúsculo es inorgánico, es el óvulo que se desprende del ovario y que va unirse con la materia orgánica. La circulación conduce a tal óvulo hasta el fondo mismo de la materia orgánica para su desarrollo.

En el segundo aspecto vemos nosotros el estado vegetal, una especie de zanahoria redonda en su base, puntuda en su parte superior. . Cuando se le estudia clínicamente parecería más bien como una cebolla con distintas capas, entre las cuales hay un liquido maravilloso. Del ombligo de esa aparente cebolla, pende la posibilidad del feto, como el fruto de una planta. He ahí el estado vegetal.
Más tarde aparece la forma animal. Sí, el feto toma la forma del renacuajo y eso está completamente demostrado. Y por ultimo asume la figura humana.
Las cuatro fases son una Mineral, otra Vegetal, otra Animal y otra Humana. Pero, ¿se ha visto hasta ahora un mono por ahí? ¿A qué médico le consta, a qué científico, haber visto alguna vez la fase de antropoide? ¿Cuál es el doctor que ha visto que, durante el proceso de RECAPITULACIÓN FETAL, alguna vez el feto tome la figura de un mono catarrino, o platirrino, o de un orangután o de un gorila?

Así, pues, es absurdo lo que la Ciencia Materialista afirma. El origen del hombre hay que buscarlo en el vientre mismo de la mujer. En esos procesos de recapitulación está el origen del hombre, las fases por las cuales ha pasado...

Tampoco ha aparecido un tiburón entre el vientre de la madre. ¿Dónde está? ¿Cuál es? O el lemúrico aquél (animalillo que antes se mencionara y por el cual hasta se apasionó el mismísimo Haeckel), ¿dónde está?, ¿en qué fase del embarazo aparece?

¿Por qué no buscan el origen del ser humano dentro del mismo ser humano? ¿Por qué andan buscándolo afuera?
Todas las Leyes de la Naturaleza existen dentro de uno mismo, y si no las encontramos dentro de sí mismos, no las encontraremos fuera de sí mismos jamás.

Mas hemos llegado a un punto muy delicado y bastante difícil.
¿Que fuimos piedras, que fuimos planta, que fuimos animal, hombre? Está bien, aceptado. Pero, ¿cuándo? ¿Cómo? ¿Qué causas primarias o secundarias gobernaron todos estos procesos? ¡Enigmas!...

¿Podrían aclararse acaso estos enigmas?
Si los señores materialistas no estuvieran fanatizados con el dogma de la Geometría Tridimensional de Euclides todo sería diferente.

¿Que existe una Cuarta Coordenada, una Cuarta Vertical?
Eso es innegable, pero molesta a los materialistas. Sin embargo, Einstein _que cooperó en la cuestión ésa de la bomba atómica_ aceptó la Cuarta Dimensión.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://alma.foro.pro
Admin
Admin
Admin
avatar

Mensajes : 157
Fecha de inscripción : 01/12/2015

MensajeTema: Re: GÉRMENES ORIGINALES de la gran Naturaleza   Jue Dic 17, 2015 12:20 am

No sería posible si nosotros elimináramos de la Naturaleza la cuestión ésa planteada por Leibniz. Me refiero a las MÓNADAS (Principios Inteligentes de la Naturaleza, las Mónadas o Jivas).

Por cierto que entre el Monerón Atómico de Haeckel y el Zaristripa de Manú, o el Jiva de los Indostanes, o la Mónada de Leibniz (o como se le quiera llamar), media todo un abismo. Porque el Monerón Atómico de Haeckel está muy lejos de lo que es la verdadera Mónada o Principio de Vida.

Así que es cierto y de toda verdad, que las Chispas Virginales, o simplemente las Mónadas de Leibniz, evolucionaron en el Reino Mineral durante la época de grandes actividades de la Sexta Dimensión; evolucionaron también en el Reino Vegetal, en la Quinta Dimensión, y avanzaron hasta el Estado Animal en la Cuarta Dimensión. Eso es incuestionable.

Estas Dimensiones de la Naturaleza, no está tarde el día en que puedan ser vistas a través de aparatos delicadísimos, de óptica. Pero mientras llegue ese día, podemos estar seguros nosotros, los antropólogos gnósticos, que tendremos que soportar la misma burla que soportó Pasteur cuando hablaba de sus microbios. Mas un día, estas Dimensiones serán perceptibles por medio de la óptica, y entonces la burla terminará.

Por de pronto, como les decía a ustedes, se intentan experimentos para transformar las ONDAS SONORAS EN IMÁGENES, cuando esto sea, se podrán ver todos los procesos evolutivos e involutivos de la Naturaleza. Y entonces, el Anticristo de la Falsa Ciencia quedará desnudo ante el veredicto solemne de la conciencia pública.

En cuanto al organismo humano, ¿no ven ustedes que en principio es invisible? A simple vista no se ven un zoospermo y un óvulo cuando comienzan el proceso de concepción, cuando comienza a formarse la célula germinal. ¿Quién podría suponer que de un zoospermo y una célula fertilizante pueda salir una criatura? ¿Y se ve a simple vista acaso? Se sabe que existe por el microscopio, eso es obvio. Así que, vamos concretando en hechos...

Las Mónadas que pasaron por el Reino Mineral en la Sexta Dimensión, son las mismas que pasaron por el Reino Vegetal en la Quinta y por el Reino Animal en la Cuarta.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://alma.foro.pro
Admin
Admin
Admin
avatar

Mensajes : 157
Fecha de inscripción : 01/12/2015

MensajeTema: Re: GÉRMENES ORIGINALES de la gran Naturaleza   Jue Dic 17, 2015 12:21 am

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://alma.foro.pro
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: GÉRMENES ORIGINALES de la gran Naturaleza   

Volver arriba Ir abajo
 
GÉRMENES ORIGINALES de la gran Naturaleza
Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:Puedes responder a temas en este foro.
Alma :: Especie Humana :: Antropología.-
Publicar nuevo tema   Responder al temaCambiar a: